¿Sobremesa o portátil? ¿PC por piezas o ya montado? Un caso práctico.

Sobremesa o portátil

Muchas veces nos preguntamos qué ordenador es el más adecuado para nuestras necesidades. ¿Me vendría mejor un sobremesa o un portátil? ¿Qué producto tiene mejor relación calidad-precio? ¿Si me monto yo el sobremesa me saldrá más barato?

A raíz de la consulta de un buen amigo me he decantado por hacer este artículo en el que vamos a comparar un ordenador de sobremesa pre-ensamblado, comprar los componentes para montarlo nosotros mismos o comprar un portátil. Mi amigo me dice que lo necesita para labores de ofimática y gestión, por lo que miraremos algo para trabajar de manera profesional sin unas especificaciones demasiado altas pero eligiendo un equipo que no se quede obsoleto a la primera de cambio y que permita ampliaciones. En un principio iba a incluir en esta comparativa las tablet PC, pero actualmente no se las recomendaría para trabajar ni a mi peor enemigo por sus bajas especificaciones y su dificil conectividad con perifericos y dispositivos externos. Eso queda para otro artículo.

Antes de leer esto, debes pensar para qué necesitas tu ordenador. Si necesitas movilidad, decántate por un portátil. Si quieres potencia, un PC de sobremesa puede ser lo mejor para ti aunque, como veremos, muchas veces podemos tener un portátil con la misma potencia que un PC de sobremesa a un precio similar. Las necesidades de cada persona son diferentes y lo aquí escrito puede no ser aplicable a tu caso o no estar de acuerdo con los componentes y marcas elegidas. Todo es cuestión de gustos y opiniones.

Quiero montar mi PC de sobremesa por piezas

En primer lugar, veremos cómo sería montar el ordenador por piezas. Para ello hemos elegido un procesador normalito, un Intel core i3 a 3.70 GHz que debe darnos un rendimiento más que satisfactorio para el uso que se le quiere dar a este sobremesa. Su precio es de 109€.

Para la placa base hemos elegido la MSI H81M-P33 por sus componentes de grado militar que proporcionan fiabilidad y constar con puertos USB 3.0. Además, admite hasta 16Gb de RAM lo que la hace ampliable en caso de necesidad. Nos cuesta 44,10€.

Como memoria RAM elegimos este Kingston ValueRAM por su excelente relación calidad-precio. Son 4GB de RAM DDR3 por 32,95€.

Algo esencial en un PC es la refrigeración, sobre todo si vives en una zona calurosa. Econ este ventilador CoolMaster a 19,90€ será más que suficiente.

Un punto polémico de este artículo es el disco duro. Yo ya no concibo trabajar con un ordenador que no tenga un disco SSD. Este tipo de discos hacen que el sistema trabaje rapidísimo y fluido, así que para mí es un punto completamente determinante a la hora de trabajar. Como este PC no va a almacenar archivos de gran tamaño, con los 120Gb de este SSD Sandisk tenemos más que suficiente. Su precio es de 56,95€.

Para la caja en la que van todos los componentes, esta NOX Coolbay es pequeñita y elegante para una oficina, al genial precio de 21,95€.

No se nos puede olvidar la fuente de alimentación, que conviene que sea buena porque un fallo de este dispositivo puede hacer que nuestra inversión se vaya al garete en cuestión de segundos. Elegimos una Mars Gaming de 650W y sistema anti-vibración por 31,95€.

A algunas personas puede que les sobre este elemento, pero la grabadora dvd es muy importante aún en algunos ámbitos laborales. La más barata, a 16,95€, nos vale.

Como monitor, lo más económico con un tamaño medio es este Acer V196HQLAB de 18.5” por 72€.

El teclado y el ratón es el elemento que más vamos a usar a la hora de escribir. Logitech MK220 es un pack de teclado y ratón inalámbricos al módico precio de 19,99€.

Por último, unos altavoces en caso de que necesitemos escuchar algún audio. Los Trust Leto a 7,65€ harán el trabajo más que de sobra.

Con todo lo descrito anteriormente ya podemos montar nuestro puesto de trabajo. La suma de todos los componentes es de 433,99€.

Como elementos opcionales, podemos añadir una tarjeta grafica si la que trae integrada la placa base  se nos queda corta, como esta Asus GeForce 210 por 31,95€ y una licencia de Windows 10 Home, que podemos encontrar más barata en algunas tiendas pero la que enlazo es fiable y vendida por la propia Microsoft. Debes tener en cuenta que tienes que montar todos los componentes, que aunque no es algo muy difícil requiere cierta destreza y si no lo has hecho nunca, no es mala idea buscar a alguien que tenga experiencia y te eche una mano.

Quiero comprar un PC de sobremesa ya montado

Si queremos comprar la torre ya montada, hay dos excelentes opciones en Amazon. Una es este ASUS VivoPC K20CD, que cuenta con un procesador de la misma potencia que el que hemos comprado por componentes, 4Gb de RAM y puertos USB 3.0. Trae un disco HD de 1TB y cuesta 368,85€.

La otra opción este Lenovo S510. Misma potencia en el procesador, Intel i3 a 3.7 GHz, 4GB de ram y USB 3.0. En este caso el disco duro es de 500Gb. El precio es similar al del modelo anteriormente descrito, 345,08€.

Sumándoles el disco duro SSD (56,95€), el cual tenemos que cambiar nosotros (una buena idea es usar el que trae la torre como HD externo comprando una carcasa), el monitor Acer (72€), ratón y teclado (19,99€) y los altavoces (7,65€) se nos queda en 525,44€ el Asus y 501,67€ el Lenovo. Hay que destacar que estos PC vienen sin sistema operativo, por lo que debes añadir el precio de la licencia si quieres usar Windows.

En definitiva, montar el PC nosotros mismos nos sale más económico y las especificaciones son un poco mejores aunque tenemos el inconveniente del montaje, cosa que nos ahorramos con los ordenadores de marca.

Quiero un portátil

Finalmente, vamos a ver que opciones tenemos si queremos decantarnos con un portátil. Aquí tenemos dos opciones: O mantener la potencia que hemos elegido para el sobremesa por un alto precio o buscar un portátil con unas especificaciones más sencillas pero igualmente válidas para tareas con poca fuerza de trabajo.

Si queremos mantener la potencia del sobremesa, tenemos este Acer Aspire S13, una bestia parda con procesador a 3.7 Ghz, 4Gb de RAM y SSD de 128Gb a 599€. Es decir, es la misma potencia de los sobremesa pero sin tener que comprar un monitor, altavoces o Windows 10, ya que estos vienen incluidos, a un precio similar. Ojo que la RAM es no ampliable así que a largo plazo se nos puede quedar corto.

Si queremos algún portátil más económico sacrificando algo de potencia, tres opciones bastante similares: Asus K541UA, Lenovo Ideapad 110-15ISK y HP Notebook 15-bs040ns. A todos ellos se les puede cambiar el disco duro por un SSD (suma 56,95€ al precio), aumentando su velocidad de manera notable.

Recuerda que la gran mayoría de productos enlazados anteriormente tienen envío gratis y los recibirás al día siguiente si tienes una cuenta de Amazon Prime. Aprovecha que el primer mes es gratis y pídelo todo durante ese mes.

En conclusión

Bajo mi punto de vista, si no necesitas movilidad, es decir, no vas a mover el ordenador de un sitio para otro, sino que lo vas a tener fijo, elige siempre un sobremesa. Ofrecen más potencia a menor precio y sus componentes son mucho más fáciles de actualizar, por lo que tardarán mucho más en quedarse obsoletos que los portátiles.

Entre comprarlo montado o montarlo tú mismo, depende de si quieres aventurarte a trastear con los componentes o no te ves lo suficientemente preparado. Si no tienes tiempo o ganas de ponerte a montar el PC, cómpralo ensamblado aunque, montándolo tú puedes controlar la calidad de todos los componentes de tu torre.

Espero que este articulo te haya ayudado a decidirte por un tipo de ordenador u otro, o por lo menos te haya parecido interesante. ¡Nos leemos pronto!